HOUSTON - Craig Biggio ha durado dos décadas en las mayores mayormente por su talento, pero también influyen su determinación y una voluntad de acero.

Desde que Biggio dio su primer hit en Grandes Ligas contra Orel Hershiser el 29 de junio de 1988, el jugador se definía por su naturaleza competitiva-la que lo motivó a buscas siempre la perfección. Esa actitud le valió a Biggio la etiqueta de que era de la "vieja escuela", siempre jugando de la manera correcta.

Ahora está cerca de su hit 3,000, una marca que han alcanzado solamente 26 jugadores en la historia del juego.

Para entender quién es el Biggio de hoy, hay que examinar su pasado.

Un vistazo a la corta estadía de Biggio en las menores nos explica mucho sobre el alto estándar que le tenía a sí mismo mientras se establecía como candidato al Salón de la Fama. Su ética de trabajo estilo viejos tiempos se desarrolló desde temprano en su carrera, cuando era un prospecto decidido a llegar a las mayores lo antes posible.

Considere lo siguiente:
1987, Clase A Asheville:
El manager de Biggio, Keith Bodie, ofreció US$50 al que llegara a la segunda base con un fly antes de que el batazo fuera atrapado.

"Llegué cerca", dijo Biggio. "Pero nunca lo logré."

Sin embargo, la lección se le grabó. Hasta hoy en día, Biggio corre a toda marcha con el contacto, aunque sea un elevado corto al segunda base.

"Así hay que jugar" dijo Biggio. "Es la forma del manager de decir que si pierde US$50 con esa apuesta, por lo menos ha logrado que un tipo juegue de la manera correcta. De 100 veces, esa única ocasión en que alguien deja caer el batazo, pues ahora estás en posición anotadora. Podría ser la diferencia entre llegar o no a la postemporada si ganas ese partido."

1987, Liga Instruccional:
A Biggio se le multó por cada pitcheo que dejaba caer detrás del plato. Tenía que pagar con bebidas, específicamente un six pack de cerveza para su instructor de catchers, Jack Hiatt, y un six pack de gaseosas para su coach de bateo que no bebía alcohol, Gene Clines.

Para un muchacho de 21 años de edad, hasta seis cervezas era una inversión.

Al final de cada semana, tenía que pagar" dijo Biggio. Entonces trabajó mucho para asegurarse de tener un mínimo de bolas sin atrapar como receptor.

Ahora, dos décadas después, un muchacho no muy corpulento de Kings Park, Nueva York se ha ganado millones de dólares, pero aún lleva la actitud de un obrero que lo permitió llegar hasta donde está. Cualquier cosa que no sea un esfuerzo máximo queda corto.

"No ha cambiado", dijo el manager de los Astros, Phil Garner. "Es un poco más lento que antes, pero juega con la misma pasión. "Deja caer el bate y corre como tanto como siempre. Desde su primer juego hasta su último, es el mismo jugador-juega lo más duro posible. Es increíble."

Garner sabe lo que dice. Fue coach de primera de los Astros en 1989, la segunda temporada de Biggio en las mayores. Garner se fue de Houston para empezar su carrera como manager en Milwaukee en 1992, pero volvió a los Astros en el 2004 y está viendo las últimas etapas de la carrera de Biggio digna del Salón de la Fama.

"Cuando jugué en Houston, empezamos a crear una buena base de fanáticos", dijo Garner. Pero durante los tiempos aquí de Biggio-y no sólo Craig-(Jeff) Bagwell y Drayton (McClane) merecen mucho crédito también-pero hemos avanzado de ser una ciudad beisbolera buena a una bastante fanática con su equipo. El denominador común ha sido Drayton, Biggio y Bagwell en los últimos 15 años.

El hit 3,000 no es el único logro que lo ha lanzado a la fama. El segunda base está dentro de los primeros 20 en la historia en turnos, anotadas, dobles y pelotazos recibidos. Es el único jugador en la historia en alcanzar los siguientes hitos: por lo menos 600 dobles, 250 jonrones, 2700 hits y 400 robos.

Siete veces invitado al Juego de Estrellas, Biggio ha sido parte de seis equipos de playoff en las últimas 10 temporadas. Fue miembro del equipo de 1997 que ganó por primera vez la Central de la Nacional, y al año siguiente tuvo su primera temporada de 200 hits y la primera en la historia del club, con 210. La campaña de 1998 también marcó su increíble actuación de 50 dobles y 50 robos; era apenas el segundo jugador en hacerlo en el Siglo XX.

En el 2000, Biggio cayó en la lista de lesionados por primera vez en una carrera de 1,800 juegos, luego de que Preston Wilson llegara fuerte deslizándose en la segunda, jugada en la que resultó lesionado Biggio en la pierna. Craig volvió para batear .292 en el 2001, terminando entre los líderes en anotadas y promedio con jugadores en posición anotadora.

Llegó a los 2,000 hits el 4 de mayo del 2001, con un hit dentro del cuadro ante Javier Vázquez en Montreal. Llegó a los 2,500 el 8 de mayo con sencillo contra Horacio Ramírez de los Bravos ante una casa llena en el Minute Maid Park.

Donde dé Biggio el 3,000 aún está por verse, pero no es secreto de nadie que todos-Biggio, McClane, la directiva y los fanáticos-quisieran que lo lograra en casa.

"Si pudiera escribir yo mismo el guión, sería allá (en Houston)", dijo Biggio durante los entrenamientos de primavera. "No habría mejor historia que ésa."