(Getty Images)

CHICAGO - Rick Hahn tiene trabajo por hacer.

Se trata de asuntos que quedaron pendientes tras la campaña del 2012, en la cual los Medias Blancas dejaron escapar el título de la División Central de la Liga Americana en los últimos 15 partidos de la temporada. Consiste en seguir desarrollando talento joven y a la vez poder aspirar a la postemporada y armar un equipo capaz de darle la pelea a Detroit, el poderoso campeón reinante del Joven Circuito.

Esa última meta es la que Hahn más tiene presente en estos momentos. Como ya ha dicho algunas ocasiones, todavía queda mucho tiempo en la temporada baja para hacer los movimientos necesarios. Pero con el informe de que los Tigres han acordado un contrato multianual con el lanzador Aníbal Sánchez, la llegada de Torii Hunter a Detroit y el regreso en salud a los felinos del venezolano Víctor Martínez, dicho objetivo luce cada vez más difícil de alcanzar.

Tras la noticia de que Sánchez acordó por cinco años y US$80 millones con los Tigres, muchos fans los Medias Blancas declararon por medio de las red sociales que es hora de un construcción. En Justin Verlander, Max Scherzer, Doug Fister y Sánchez, los Tigres tienen una de las mejores rotaciones en la Liga Americana y quizás en el béisbol. Su lineup, que de por sí era potente, se ha fortalecido, motivo por el cual algunos seguidores de los Medias Blancas consideran que es hora de ver qué jugadores jóvenes Chicago puede conseguir a cambio de veteranos como Adam Dunn o el boricua Alexis Ríos.

Esa reacción se comprende, pero estando apenas en la segunda semana de diciembre, es un poco exagerada.

Hahn y su personal siguen en busca de un bateador zurdo de impacto. Es probable adquieran a dicho jugador por medio de un cambio y es posible que tengan que debilitarse en una área como la rotación o los jardines para reforzarse por otro lado. También necesitan un relevista veterano para que llene el vacío que dejó la partida del agente libre Brett Myers. Pero con $93.45 millones invertidos en 11 jugadores y los salarios de Alejandro de Aza, Gordon Beckham, el cubano Dayán Viciedo y el resto de roster levando la nómina a casi al límite de $109 millones, Hahn tendrá que ser creativo.

¿Significará traspasar a alguien como Ríos o Viciedo, por quienes podría recibir piezas valiosas a cambio, a pesar de que los Medias Blancas no quieren desprenderse de ellos? ¿Significa cambiar a Gavin Floyd, un abridor duradero que está bajo el control del equipo para el 2013, y debilitar el punto más fuerte del club? Hahn no tiene intenciones de hacerlo, pero quizás sea necesario si se presenta una oferta imposible de rechazar.

Kevin Youkilis, quien fue un ancla en la tercera base para un club que se mantuvo en el primer lugar por 117 días la temporada pasada, ya partió. Todo indica que cátcher A.J. Pierzynski firmará con otro equipo y será reemplazado por Tyler Flowers.

La llegada de Jeff Keppinger contrarresta la partida de esos bates pesados y les da a los Medias Blancas un ataque más diverso y más completo, algo que Hahn quería darle al mánager Robin Ventura en el 2013. Con ese mismo fin, Chicago podría intentar adquirir a Dexter Fowler de Colorado, un bateador ambidiestro con poder y velocidad. También podrían hacerle una oferte irresistible a los Padres por el antesalista Chase Headley, otro bateador ambidextro, aunque no se cree que éste esté disponible.

Peter Bourjos, uno de los jugadores más veloces en el béisbol, está disponible en el mercado de cambios ahora que el agente libre Josh Hamilton firmó con los Angelinos. Bourjos provee esa misma combinación de poder y velocidad de brinda Fowler, pero a la derecha. En última instancia, los Medias Blancas quieren buenos jugadores y buenos bateadores, sean derechos o zurdos.

Pero, ¿qué pasa si los Medias Blancas no hacen movimiento alguno antes de los entrenamientos?

Reconstruir no tiene mucho sentido porque este equipo, con las piezas que tienen ahora mismo, puede aspirar a los playoffs. El cuerpo monticular está repleto, aunque tiene interrogantes, como la habilidad de John Danks de recuperar la forma tras ser operado del hombro. Los problemas que tuvo el colombiano José Quintana en septiembre también crean incertidumbre. Por otro lado, el lineup de los Patipálidos cuentan con varios bateadores establecidos como Paul Konerko, Ríos y Dunn, mientras que el dominicano Alexei Ramírez, Viciedo y Beckham tienen espacio para mejorar a la ofensiva.

Recordemos que el invierno pasado no fue de mucha actividad para Ken Williams, quien en aquel entonces era el gerente general del club y Hahn era su asistente. No fue hasta después de que comenzó la campaña que el equipo hizo movimientos para agregar a Youkilis, Myers, el dominicano Francisco Liriano y Dewayne Wise. En medio de todo eso, sólo tuvieron que desprenderse del utility venezolano Eduardo Escobar. Si Chicago se queda corto desde el principio de la temporada, entonces quizás se amerite una reconstrucción.

El club ya renovó con Wise, quien junto a Jordan Danks refuerza los jardines. En octubre, el equipo llegó a un acuerdo de dos años y $29 millones con el lanzador Jake Peavy, un movimiento crucial para la rotación.

Por lo tanto, los Medias Blancas están en buena posición para triunfar, aunque todavía tengan trabajo por hacer. No es necesario que resuelvan todos sus pendientes antes del 12 de febrero, cuando los lanzadores y receptores deben reportarse al Camelback Ranch.