La Tribu ha sorpendido a mucha gente hasta ahora. (AP)

CLEVELAND - Bueno, voy a unirme al grupo de creyentes.

Creo en los Indios.

Creo que lo que ha pasado durante las últimas semnas-18 victorias en 22 partidos, diferencial de 54 carreras a favor de la Tribu y la anotación masiva hasta contra pitchers dignos de un Cy Young y el bateo oportuno en los innings finales-es más un indicio de lo que viene que una simple ilusión.

Creo que esta edición de Cleveland es más profunda, más equilibrada y más compleja que las que se desplomaron tanto en el 2011 como el 2012.

Creo que muchas veces se exagera el impacto de un manager durante un juego, pero también creo que los mejores pilotos saben imponer una cultura de compañerismo y confianza. Eso mismo ha hecho Terry Francona aquí.

Le creo a Francona cuando elogia el trabajo hecho por el coach de pitcheo Mickey Callaway, cuyo cuerpo monticular está superando las expectativas.

No creo que la rotación siga con efectividad de 3.24 (lo que lleva durante los últimos 22 juegos), pero sí creo que no necesariamente tiene que hacerlo para que los Indios continúen ganando.

Creo en un lineup versátil con una banca profunda, una buena cantidad de bateadores ambidextros y una buena combinación de velocidad y poder. Con todo eso, creo que un grupo decente de brazos abridores será suficiente.

Creo que, de una manera u otra, los Indios pueden conformar por lo menos una rotación del promedio, sobre todo con la forma en que han tirado Justin Masterson y Zach McAllister desde el principio y la manera en que el dominicano Ubaldo Jiménez ha lucido últimamente.

Le creo al coach de la banca, el boricua Sandy Alomar Jr., cuando éste dice que esta versión de la Tribu tiene "ese estilo de 1995. Vienes al estadio esperando ganar y nunca te das por vencido."

También le creo a Alomar cuando compara este club con los del pasado reciente y dice lo siguiente: "Tenemos más profundidad. Cuando les das un descanso a los muchachos, no pierdes nada. Esa es la gran diferencia entre el pasado y ahora. Tenemos muchachos con historiales-como Nick Swisher, Michael Bourn y Jason Giambi-que ya han estado en situaciones ganadoras y pueden ayudar a los jóvenes a seguir por el sendero indicado, sin colapsar."

Creo que esa influencia se ve en muchachos como Ryan Raburn y el brasileño Yan Gomes y que eso les ayuda a maximizar su tiempo de juego.

Creo que los Indios no está a ley de una lesión de un colapso total, como fue el caso tanto en el 2011 como el 2012.

Creo que si los Indios están en la pelea a fines de julio, el gerente general Chris Antonetti tratará de ser lo más creativo posible en el mercado de cambios.

Creo que la agresividad de Antonetti en dicho mercado no tendrá que ser tan desesperada como en el 2011, cuando cedió demasiado por Jiménez.

Creo que habrá pocos días como el lunes, cuando Vinnie Pestano, Chris Pérez y Joe Smith permitieron jonrones en los innings finales.

Creo que los Indios tuvieron suerte al ganar ese juego vs. Toronto.

Creo que es mejor tener suerte que ser buen equipo.

Creo que Cleveland tiene ambas cosas.

Creo que la División Central de la Liga Americana es más interesante de lo que la gente esperaba.

Creo que el bullpen de los Tigres la está haciendo más interesante de lo que esperaba la gente.

Creo que los próximos dos días, cuando los Indios se medirán a Max Scherzer y Justin Verlander, nos dirán mucho sobre la condición actual de ambos equipos.

Creo que a lo mejor analizaremos los resultados más de la cuenta.

Creo también que es divertido analizar los resultados más de la cuenta.

Creo que estamos en la octava semana de una temporada de seis meses, así que mis creencias están sujetas a cambios.

Creo que, sobre todo en Cleveland, siempre se espera un "pero" luego del buen comienzo de tu equipo.

Pero creo que es difícil ver a un equipo de muchachos ganar 18 de 22 partidos, a veces de la manera más pintoresca, y no creer en ellos.