Derrick Hall.

BOCA CHICA, República Dominicana - Bajo circunstancias normales, una tormenta con truenos típica del Caribe detendría un juego de béisbol, pero ni siquiera el torrencial aguacero bajó los ánimos o las acciones de los casi 100 jóvenes y 30 miembros de la gerencia de los D-backs durante su viaje de buena voluntad a la República Dominicana.

Después de todo, esa era la razón por la cual el contingente de empleados había viajado a la isla caribeña, como equipos ganadores y Jugadores Más Valiosos de la Liga Give Back de los D-backs, un programa pionero y único en su estilo dentro de la oficina gerencial para determinar cual grupo de empleados ha tenido el mayor impacto positivo dentro de la comunidad local de Arizona.

"No tengo palabras", dijo el Gerente Senior de Operaciones de Boletería de los D-backs, Luis Calderón, al ver a sus compañeros jugar alegremente en el terreno, en medio de la inclemente lluvia que caía el miércoles en la mañana, con jóvenes que no hablaban inglés pero que compartían de forma clara su amor por el juego de béisbol. "Honestamente, creo que esto es lo más increíble que haya visto alguna vez".

La lluvia y las condiciones del húmero terreno causaron que la ceremonia de dedicación del campo que los D-backs renovaron en Tanquecito, cerca de su academia en Boca Chica, fuese mudada a uno de los terrenos auxiliares. Pero eso significó que mucho de los chicos jugarían en uno de los campos mejor acondicionados que hayan visto en persona.

Antes que comenzara la tormenta, la ceremonia se llevó a cabo en el home pate, y el Presidente y CEO de los D-backs Derrick Hall se dirigió a los jovencitos, acompañados de varios dignatarios locales y miembros de los medios de comunicación.

"Espero que cada uno de ustedes crezca para convertirse en peloteros de los Diamondbacks", le dijo a los presentes. "Pero lo más importante es que jueguen de la forma correcta, respeten a sus padres y maestros; y siempre recuerden, cada vez que estén parados sobre esos terrenos, que los D-backs están pendientes de ustedes".

Luego de los comentarios de Hall, el alcalde de Boca Chica Daniel Ozuna sorprendió al equipo con un reconocimiento de aprecio por sus esfuerzos y un decreto designando a Hall como huésped de honor de la ciudad.

"Estamos bendecidos por el interés de los Diamondbacks en la República Dominicana y en Boca Chica", Ozuna dijo a los asistentes. "Esperamos que cada equipo de Grandes Ligas que tenga operaciones en nuestro país siga su ejemplo y aporte a quienes lo necesitan".

Aparte del terreno remodelado, los D-backs donaron alrededor de una docena de bolsos de equipos deportivos, contentivos con bates, cascos, aperos de cátcher y guantes de béisbol, todos nuevos, para ser usados por los jóvenes de la población. Cuando cada uno tomaba un guante, no podían esconder su emoción y una clínica improvisada se llevó a cabo. Los empleados de los D-backs empezaron a atrapar roletazos y batear elevados a los chicos en el infield, y otros jugaban a atrapar pelotas en las praderas.

Cuando comenzaron las precipitaciones, varios de los adultos se refugiaron en los dugouts, mientras que los representantes de los D-backs se quedaron en el terreno con los jovencitos. Se empaparon de la lluvia, y además del sentimiento innegable que estaban haciendo una labor significativa en un país que ha producido cientos de jugadores en las Grandes Ligas, tanto en el pasado como en el presente.

Los empleados estaban tan conmovidos que varios de ellos terminaron obsequiando sus propios guantes o gorras a los niños con quienes jugaban.

"El tener tanto impacto en nuestra comunidad local en Phoenix con la liga Give Back ha sido increíble, pero el poder hacer una contribución similar aquí es incluso más importante, cuando vemos tantas necesidades presentes", dijo el Vicepresidente de Finanzas de los D-backs Craig Bradley, quien creó el concepto único y organizó el viaje para el grupo. "Una de las cosas que más me sorprendieron fue el impacto que puedes tener en las vidas de estos chicos sin hacer un esfuerzo extraordinario".

"Estoy muy agradecido con (el Socio adjunto a la Gerencia) Ken Kendrick y Derrick por habernos puesto en la posición apta para hacer esta labor", agregó Bradley. "Por muchos años he pensado que podemos hacer algo significativo para la comunidad en esta región y al poder dar a nuestros empleados la facultad para hacerlo, hemos logrado algo muy sorprendente".