CINCINNATI -- Homer Bailey lanzó el martes su segundo juego sin hits en 10 meses y el primer en las Grandes Ligas esta temporada, llevando a los Rojos de Cincinnati a una victoria 3-0 sobre los Gigantes de San Francisco.

Bailey (5-6) se convirtió en el tercer lanzador de los Rojos con más de un juego sin hits, junto a Jim Maloney y Johnny Vander Meer, éste último el único que ha tirado dos de manera consecutiva. Bailey derrotó 1-0 a los Piratas en Pittsburgh el 28 de septiembre pasado, y acumuló 17 aperturas en el interín.

"Supongo que a cada uno le toca dos veces", dijo Bailey. "Fue bonito hacerlo frente a los fanáticos de Cincinnati".

El último pitcher en lanzar un juego sin hits y luego otro sin que otro lo hiciera en las mayores fue el legendario Nolan Ryan, según STATS.

Ryan, líder histórico de ponches, lo logró con los Angelinos de California el 28 de septiembre de 1974 ante Minnesota, y el 1 de junio de 1975 contra Baltimore.

En el inició del séptimo, Bailey concedió un boleto al venezolano Gregor Blanco, el único bateador de los Gigantes que pudo embasarse ante el derecho. Acto seguido, el primera base Joey Votto estuvo despierto y sacó Blanco cuando intentó avanzar de segunda y tercera tras un machucón bateado por Buster Posey, que de lo contrario hubiese sido un sencillo en el cuadro interior.

Blanco también fue el último out del partido al batear una roleta por tercera base.

"Fue una jugada muy inteligente de Joey. Estaba algo tarde para llegar a la base", indicó Bailey.

Con 27.509 fanáticos coreando su nombre, Bailey retiró a Brandon Crawford con un roletazo al montículo, luego ponchó al dominicano Tony Abreu y finalmente retiró a Blanco con un rodado hacia el antesalista Todd Frazier.

"Cuando salí a lanzar en el octavo y noveno, me decía: ¿Por qué no? Vamos otra vez", indicó Bailey.

Cuando Votto atrapó el tiro para el último out, Bailey elevó sus brazos en señal de victoria, repitiendo la celebración en Pittsburgh en septiembre pasado, y luego se abrazó con el cátcher Ryan Hanigan. Sus compañeros le rociaron con el líquido rojo de una bebida.

Fue el 16to juego sin hits en la historia de Cincinnati. El previo había sido en el perfecto de Tom Browning, al vencer 1-0 a los Dodgers en el Riverfront el 16 de septiembre de 1988.

Los Gigantes fueron víctimas de un juego sin hits por 16ta ocasión.

Por los Gigantes, los venezolanos Gregor Blanco, Marco Scutaro y Pablo Sandoval, todos de 3-0. El puertorriqueño Andrés Torres de 3-0. El dominicano Tony Abreu de 1-0.