René Rivera. (AP)

SAN DIEGO -- El receptor boricua René Rivera hizo su debut en Grandes Ligas a los 21 años de edad con los Marineros en el 2004.

Fue el inicio de lo que el cátcher esperaba fuera una larga carrera en la Gran Carpa. Pero en vez de eso, Rivera-quien fue subido por los Padres desde Triple-A Tucson el domingo-ha experimentado otra cosa.

"Ha sido una odisea", dijo el puertorriqueño, ahora de 29 años. "He tenido altibajos en mi carrera."

Pero el sábado, cuando fue informado sobre su ascenso al equipo grande de San Diego, fue un día "alto" para el receptor, a pesar de que vino a raíz de una fuerte lesión del cubano Yasmani Grandal, quien fue colocado en la lista de incapacitados de 60 días con daños estructurales en los ligamentos de su rodilla derecha.

Grandal sufrió dicha lesión el sábado cuando Anthony Rendon de los Nacionales chocó con él en el plato.

Rivera, quien firmó con los Padres como agente libre de liga menor en diciembre, bateaba .343 con cinco jonrones por Tucson. Ahora asume el papel de sustituto del cátcher titular de San Diego, Nick Hundley.

"Esta vez siento que me lo gané", dijo Rivera acerca de su ascenso a Grandes Ligas con los Padres. "Trabajé fuerte toda la temporada."

Además de los Marineros, el puertorriqueño también ha jugado en las mayores con los Mellizos.

Rivera tenía una cláusula en su contrato que le permitía abandonar la organización de los Padres a partir del 15 de junio si se le presentaba una mejor oportunidad. Pero el boricua sintió cierta lealtad con San Diego, algo que hizo fácil la decisión de seguir con los "Frailes".

"Tengo que darle mucho crédito a San Diego", dijo Rivera. "Yo había sido sustituto a nivel de liga menor en los últimos años, pero los Padres me dieron la oportunidad de jugar todos los días. Hay que agradecer eso."

El manager de los Padres, Bud Black, expresó que los informes sobre Rivera desde Tucson han sido buenos en torno a la habilidad del cátcher de manejar un cuerpo monticular y lo que ha hecho al bate.

"Lo principal es que está utilizando todo el terreno", dijo Black sobre la repartición de sus batazos. "Es un bateador agresivo. No es tímido."