NUEVA YORK - Bartolo Colón es hombre de pocas palabras. El experimentado abridor dominicano de los Atléticos de Oakland prefiere que sus lanzamientos 'hablen' por él.

Pero el usualmente callado Colón protagonizó sin ningún tipo de problemas ni reservaciones una larga conversación con la prensa en la presentación del equipo de la Liga Americana al Juego de Estrellas del 2013 en el Citi Field de Nueva York.

Hasta se permitió gastar una broma que otra.

"El único brazo que tengo malo es el izquierdo", manifestó el derecho de Altamira, República Dominicana, que a sus 40 años de edad parece haber encontrado la fuente de la eterna juventud.

Colón atraviesa por una temporada simple y llanamente excepcional con los Atléticos. Era considerado como una especie de quinto abridor, pero ha rendido tanto como si fuera el #1 del dirigente Bob Melvin.

Los números cuentan su historia de manera clara y contundente: récord de 12-3, efectividad de 2.70 y dos blanqueadas, así como apenas 15 boletos en 126.2 innings lanzados en sus 19 aperturas.

Con razón fue seleccionado para integrar el plantel de la Liga Americana para el Juego de las Estrellas, pero fue sustituido por su propio compañero de equipo, el cerrador australiano Grant Balfour, por haber iniciado el partido del domingo en Oakland.

"Estoy bien sorprendido, no me imaginaba esto [su gran temporada]", declaró Colón. "Trabajé bien duro para llegar a este momento y me siento contento de que ahora se vean los resultados".

El serpentinero veterano, cuyos 183 éxitos son apenas superados en las Grandes Ligas por los legendarios Juan Marichal (243) y Pedro Martínez (219) en cuanto a victorias de lanzadores quisqueyanos se refiere, es una de las razones por la que Oakland llegó al Juego de Estrellas con ventaja de dos juegos sobre los Rangers de Texas, mientras otro de los súper favoritos, los Angelinos de Los Angeles/Anaheim, batallan por llegar al parámetro de los .500.

"Nosotros entendemos que la gente ponga como favoritos a los Rangers y los Angels, dos equipos que invierten bastante dinero en peloteros, pero salimos a jugar al terreno como un grupo completo que tiene gran deseo y corazón, trabajando duro para ganar todos los juegos como sea posibles", analizó Colón.

Sin atreverse a pronosticar cuánto tiempo le queda en la pelota, Colón expresó que se siente bendecido de haber recibido una nueva oportunidad con los Atléticos.

Los consejos del instructor de pitcheo de los Atléticos, Curt Young, le han servido de mucho.

"Hablamos bastante al comienzo de la temporada y me dijo que tratase de tirar más cambios y sliders", comentó Colón, famoso por el dominio y control que tiene de sus rectas, la de cuatro costuras y la de dos o sinker, que induce a los bateadores a conectar roletazos.

Por cierto que en la Liga Americana se unen dos tremendos veteranos de la talla del panameño Mariano Rivera y Colón, que pudieran estar juntos por última vez en un Juego de las Estrellas.

"Me siento bien orgulloso de ser parte del mismo Equipo de Estrellas con Mariano", expresó Colón. "El dice que se va a retirar después de esta temporada, pero por la forma en que está lanzando creo que le quedan por lo menos dos años más".