Miguel Montero. (AP)

PHOENIX - Miguel Montero es el primero en señalar que la temporada del 2013 no ha sido lo que él hubiera querido, en cuanto a bateo se refiere.

Sin embargo, el venezolano no sólo se ha encendido con el madero últimamente-brilló en la serie de tres juegos de los Diamondbacks vs. los Rockies durante el fin de semana, bateando de 11-6 y embasándose ocho veces consecutivas entre viernes y sábado -sino también que durante todo el transcurso de la campaña, se ha mantenido firme en su importante trabajo como receptor del equipo de Arizona.

"Hay que saber separar lo que es ofensiva y defensa", le dijo Montero a LasMayores.com. "Para mí este año la ofensiva no ha resultado como he querido y de la manera en que estoy acostumbrado y que yo esperaba. Pero si uno no está bateando, hay que tratar de ayudar al equipo de una u otra manera, llamando un buen juego, bloqueando un pitcheo y sacando a un corredor en base.

"Creo que ésas son las cosas que a lo mejor la gente no entiende; a lo mejor la gente nada más se enfoca en el bateo".

Hablando de bateo, la primera mitad de la temporada no fue nada agradable para Montero. El caraqueño tuvo promedio de.200 y .198 en abril y mayo, respectivamente, rumbo a .224 antes del Juego de Estrellas. Pero después de recuperarse de una lesión en la espalda, molestia que lo mantuvo fuera de acción durante casi todo el mes de agosto, el cátcher terminó dicho mes a todo vapor con .325 (16-6) y en lo que va de septiembre lleva .302.

Montero llegó al lunes con promedio en la campaña de .242 en 107 partidos y 384 turnos oficiales, con 11 jonrones, 41 empujadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .688.

"Es difícil pasar por una temporada como ésta, pero nunca bajé la cabeza", expresó el veterano de 30 años. "Siempre me mantuve positivo y aprendí de eso".

En los predios de los Diamondbacks, se ha sentido el esfuerzo de Montero por seguir firme y no dejar que los problemas ofensivos de los primeros meses del 2013 lo afectaran en las otras dimensiones de su rol en el equipo.

"Está ahí todos los días, un líder en este clubhouse", dijo el zurdo Patrick Corbin, ganador de 14 juegos por Arizona este año y as de facto de la rotación ahora mismo. "Creo que lo que hace detrás del plato por el cuerpo monticular es más importante para nosotros que su bate. Últimamente ha acelerado el ritmo en el plato, pero lo principal es que llega todos los días para ser buen cátcher y buen líder para este equipo".

Del lado defensivo, este año no ha sido tan brillante como otros para Montero cuando se habla de puros números. Por ejemplo, luego de encabezar la Liga Nacional en porcentaje de corredores atrapados en intento de robo en el 2011 con un 40% y mejorar al 42% en el 2012, para esta temporada ha bajado a un 30% (43-13).

No obstante, el venezolano está en el cuarto lugar del Viejo Circuito en ese sentido, empatado con Buster Posey de los Gigantes.

"Detrás del plato, siento que he hecho un buen trabajo", comentó Montero al respecto. "No he sacado a tantos corredores como he querido, pero los pitchers tienen que influir también en eso.

"Además, creo que he tenido un poco de mala suerte en cuanto a los corredores, pero siempre hay espacio para mejorar".

De su parte, el manager de los Diamondbacks, Kirk Gibson, se ha expresado conforme con la forma en que Montero se mantuvo enfocado en su labor en la receptoría mientras luchaba por mejorar al bate.

"Todo pelotero que tenga problemas ofensivos los lleva a su posición defensiva, pero no nos hemos dado cuenta de eso", dijo el piloto. ". Entonces, eso habla bien de Miggy. Él es un receptor. De todos los puestos, ahí es que no puedes dejar que te afecte".

A TERMINAR FUERTE DE CARA AL 2014
Al igual que para los Diamondbacks, que se quedarán fuera de la clasificación por segundo año consecutivo, la meta de Montero para las últimas dos semanas de la presente temporada es para terminar bien y trabajar en el invierno con el 2014 en la mira.

"(Hay que) enfocarme en lo que siempre me he enfocado que es trabajar fuerte mi físico, para así llegar en buenas condiciones y preparado para una temporada larga", dijo el receptor, quien confirmó que no tiene planes de jugar en la pelota invernal de Venezuela. "Obviamente, trabajar fuerte en mi bateo para tratar de tapar varios huecos que este año estuvieron ahí y que así el año que viene no estén".

"Obviamente, quiero tener mejores números y quiero hacer mejor trabajo ofensivo", agregó, "Si las cosas no se dieron este año, pues no se dieron. Pero esperemos terminar fuerte y así llevar eso al año siguiente".