Robinson Canó . (Tom Szczerbowski/Getty Images)

NUEVA YORK - El dominicano Robinson Canó se ha rehusado a hablar acerca de situación contractual por la mayor parte del año, pero cuando salte al terreno de juego el jueves, el estrella de los Yankees reconoce que podría ser la última vez que se le vea con el uniforme a rayas.

Muy cerca de convertirse en el agente libre más codiciado durante el receso de temporada, Canó admitió que le sería difícil verse con otro uniforme, pero tampoco descartó la posibilidad de que el Yankee Stadium pudiera ya no ser su hogar en el 2014.

"¿Quién sabe lo que sucederá?", exclamó el dominicano. "Pero siempre juego al béisbol como si fuera mi último día. Este año, disfruté estar aquí y lo seguiré haciendo hasta el último día, estar aquí con todos mis compañeros.

"Nadie ha dicho que me iré, nadie ha dicho que me quedaré. No he decidido nada todavía. Veremos qué pasa después de la Serie Mundial".

El intermedista agregó, "No se confundan, me encanta jugar para los Yankees".

Según Buster Olney de ESPN, los agentes de Canó estarían pidiendo un contrato por 10 temporadas y alrededor de los $305 millones.

El quisqueyano amaneció el jueves bateando para .315 con 27 vuelacercas y 106 remolques, registrando su tercera campaña con al menos 25 jonrones y 100 carreras producidas.