Los Tigres están contra la pared tras caer en el Juego 3. (Lon Horwedel/AP)

DETROIT -- Por primera vez, los Tigres de Detroit son los que persiguen a los Atléticos de Oakland. Y hay muchos culpables.

El lunes, Detroit no engranó en el montículo, el plato y hasta en defensa en la derrota 6-3 que dejó a los Tigres abajo 2-1 en la serie al mejor de cinco partidos por la primera ronda de los playoffs de la Liga Americana.

"Todos somos responsables", dijo el súper astro de los Tigres, Miguel Cabrera. "Todos tenemos que mejorar".

Después de ganar el primer partido de la serie, los Tigres se jugarán la vida el martes en su estadio. El derecho Doug Fister abrirá por Detroit frente al también derecho Dan Straily de Oakland.

"Tenemos que anotar carreras o nos vamos a casa anotamos carrera", dijo Cabrera.

Los Tigres precisan buen pitcheo y menos fisuras defensivas con respecto a lo visto en el tercer juego.

Aníbal Sánchez fue bombardeado con tres jonrones, empatando la mayor cantidad que ha recibido en su carrera. Toleró seis carreras --cinco limpias-- igualando sus peores números del año al cubrir cuatro innings y un tercio.

Sánchez no había permitido siquiera dos jonrones en un juego durante toda la campaña, pero los Atléticos despacharon un par en el mismo episodio por parte de Brandon Moss y Seth Smith en el quinto.

El derecho venezolano no se podía explicar lo ocurrido: "Me gustaría saber qué pasó", dijo.

Su mánager Jim Leyland insistió que no lo pensó dos veces sobre sacar a Sánchez mucho antes del quinto inning, que resultó fundamental en el juego.

"Es mi pitcher y fue el líder de la liga en promedio de carreras limpias permitidas", justificó Leyland.

Sánchez redondeó efectividad de 2.57 en la campaña y también fue el lanzador que menos jonrones permitió, con un promedio de 0,45 cada nueve innings en el circuito.

Sus compañeros tampoco le ayudaron defensivamente en varios momentos clave.

El venezolano Cabrera no supo fildear un roletazo de Yoenis Céspedes con dos outs en el tercero, permitiendo que Coco Crisp anotara la primera carrera del juego.

Jhonny Peralta, titular improvisado en el jardín izquierdo, hizo un tiro muy débil al plato cuando Crisp bateó un elevado a lo corto, entrando otra carrera.

Pero Peralta contribuyó al bate con un sencillo de dos carreras que transitoriamente empató el juego en el cuarto.

"Cuando pones a alguien en una posición en la que no ha estado con regularida, hay que estar dispuesto a aceptar lo que te dará en defensa en contrapeso a la ofensiva", dijo Leyland. "Y Jhonny nos dio un hit para dos carreras".