Aníbal Sánchez. (Matt Slocum/AP)

BOSTON - Aníbal Sánchez estaba decidido a tener una mejor salida el sábado que la del lunes.

Misión cumplida.

Luego de permitir tres jonrones y cinco carreras limpias en el Juego 3 de la Serie Divisional de los Tigres vs. los Atléticos, Sánchez brindó una de las mejores aperturas en la historia de la postemporada al dejar sin hit a los Medias Rojas en sus 6.0 entradas del Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana. El venezolano se adjudicó la victoria por 1-0 para darle a Detroit una ventaja de 1-0 sobre Boston en la serie.

"Entró en un buen ritmo, hizo unos buenos pitcheos y nos brindó lo que necesitábamos", dijo el manager de los Tigres, Jim Leyland, al hablar de la actuación de Sánchez. "Su material es buenísimo".

Dicho material fue mucho mejor el sábado que el lunes. Sánchez, líder en efectividad de la Liga Americana en la temporada regular, ponchó a 12 bateadores, con seis bases por bolas y par de lanzamientos salvajes. Con 116 pitcheos luego de esos 6.0 innings-a pesar de no haber permitido hit-Leyland sacó del partido al maracayero. El dominicano Alberto Alburquerque, su compatriota José Veras, Drew Smyly y el quisqueyano Joaquín Benoit-quien permitió el único hit de Boston-se encargaron del resto.

El sábado Sánchez hizo historia en dos sentidos. En el mismo primer episodio, ponchó a cuatro bateadores para convertirse en apenas el segundo lanzador en postemporada en lograr la hazaña, uniéndose a Orval Overall, quien lo hizo en la Serie Mundial de 1908 por los Cachorros de Chicago. Y con sus 6.0 entradas sin hits permitidos, se integró a un grupo de ahora tres que han tirado por lo menos 5.0 innings en playoffs/Serie Mundial--no en un juego completo--sin conceder indiscutible alguno. Los otros dos son el dominicano Pedro Martínez en 1999 por los Medias Rojas vs. Cleveland en la ronda divisional y Paul Abbott en el 2001 por los Marineros contra los Yankees en la Serie de Campeonato de la Americana.

Los únicos partidos completos sin hit ni carrera en la historia de postemporada pertenecen a Don Larsen (juego perfecto por los Yankees en la Serie Mundial de 1956) y Roy Halladay (un no-hitter por los Filis en la ronda divisional del 2010).

"Aníbal Sánchez trabajó bastante fuerte hoy, lo ha hecho la temporada completa", dijo el dominicano Jhonny Peralta, quien empujó la única vuelta del partido con sencillo en el sexto inning para llegar a seis remolcadas en esta postemporada. "Trabajó con todos los pitcheos hoy".

Entonces, ¿cuál fue la diferencia entre el Aníbal de este juego y el de la salida ante Oakland?

"Para mí fue cambiar y trabajar un poco la mecánica", explicó el venezolano. "Tratar de estar por encima de los pitcheos, lo cual hace que quiebren mejor. Eso me dio resultados hoy".

El coach de pitcheo de los Tigres, Jeff Jones, coincide con lo expresado por Sánchez.

"En su última salida, su mecánica y su localización se alteraron un poco", dijo el instructor. "Eso le pasa a todos de vez en cuando. Pero hizo algunas correcciones. Tiró mucho mejor hoy y se mantuvo bajito en la zona de strike".

Si bien es cierto que Sánchez se vio dominante ante los Medias Rojas, también es verdad que no estuvo del todo eficiente. Las seis bases por bolas elevaron su cantidad de lanzamientos y, en la sexta entrada, tres boletos lo pusieron en aprietos al llenar las bases. Sin embargo, el venezolano tuvo suficiente para ponchar a Stephen Drew y ponerle fin a la amenaza.

"Estuvo excelente, pudo sacar de abajo con sus pitcheos", dijo Alburquerque, quien sacó un cero en el séptimo episodio al propinar dos de los 17 ponches que recibieron los Medias Rojas.

Definitivamente, Sánchez logró la meta de brindarle un mejor juego a los Tigres-y contra el equipo que más carreras anotó en Grandes Ligas durante la temporada regular.

"Ellos tienen un buen lineup, así que tuve que poner mis mejores pitcheos, la recta, mis pitcheos lentos", contó el derecho de 29 años. "Sé que ellos pueden voltear el juego en cualquier momento, así que no descansé en ningún momento".

Desde el dugout de Detroit, todos supieron valorar y apreciar la valentía del maracayero en el montículo.

"Es un gran competidor, como lo son todos nuestros muchachos", dijo Jones. "Cuando estás en una situación como ésta, jugando por un campeonato, esperas que un muchacho esté listo para pitchar. Hoy lo estuvo".