Max Scherzer. (Charles Krupa/AP)

BOSTON - Max Scherzer viene de una de las presentaciones más coloridas de su carrera.

El martes en el Juego 4 de la Serie Divisional entre los Tigres y los Atléticos-con Detroit contra la pared-el derecho entró en relevo y permitió una carrera a Oakland en su primera entrad. En el inning siguiente estaba a punto de perder una ventaja de una vuelta al llenársele las bases sin out.

De ahí el casi seguro Cy Young de la Americana este año sacó la casta, consiguiendo dos ponches y una línea de out para preservar la ventaja y, esencialmente, la temporada de los felinos.

Ahora, en el Juego 2 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana el domingo contra los Medias Rojas en Boston, Scherzer vuelve a habitual rol de abridor.

"Estoy con mi descanso normal, pitchando el Juego 2, así que estoy completamente listo para hacerlo", dijo Scherzer acerca de su próxima tarea monticular. "Es que fue necesaria esa presentación en relevo".

Así fue. Pero ahora Scherzer, de 29 años, tratará de reanudar su dominio como lanzador desde el primer inning del partido. El diestro tuvo una campaña regular brillante, terminando con marca de 21-3 y efectividad de 2.90 en 32 aperturas y 214.1 entradas. Entre otros departamentos, fue líder de la Liga Americana en WHIP (bases por bolas más hits por cada inning lanzado) con 0.970.

Agréguenle dos victorias más a su registro, ya que Scherzer fue el pitcher ganador tanto en aquel Juego 4 como en el primer choque ante Oakland. En ese Juego 1, el derecho se vio igual de dominante que en la temporada regular, dejando a los Atléticos en tres hits y dos carreras en 7.0 innings, con 11 ponches.

"A veces los muchachos entran en cierto ritmo, bien sea (un basquetbolista) con tiros de tres puntos o un pateador (de fútbol americano)", dijo el manager de los Tigres, Jim Leyland, al tratar de explicar los éxitos de Scherzer este año. "A veces en el deporte entran en cierto ritmo. Esa es la clase de año que ha tenido".

En términos concretos, tanto Scherzer como Leyland atribuyen la mejoría del derecho este año a la disciplina que ha adquirido en su mecánica, además de una curva con mejor comando para acompañar su potente recta de cuatro costuras, su slider y su cambio de velocidad.

"Diría que en el último par de años, he simplificado las cosas", dijo Scherzer. "Cuando puedo repetir (la mecánica), ahí es que puedo repetirla con los cuatro pitcheos".

Agregó Leyland: "Creo que con la experiencia llegó al punto de poder repetir su mecánica de una manera más consistente".

En cuanto al lineup que enfrentará el domingo, Scherzer sabe que no será nada fácil frenar un ataque que fue líder de Grandes Ligas en carreras anotadas durante la campaña regular. Sin embargo, el diestro tuvo una sólida salida aquí el 3 de septiembre, cuando permitió cinco hits y dos carreras en 7.0 entradas, con ocho ponches. A pesar de lanzar bien, dicho partido fue una de sus tres derrotas en la temporada, ya que perdió un duelo de pitcheo ante Jon Lester.

"Son un gran equipo", comentó Scherzer. "Luchan sus turnos y no le tiran a muchos pitcheos malos. Pero al final todo se reduce a atacar a los bateadores y asegurarme de estar arriba en el conteo.

"Tengo que estar en 1-2 antes de 2-1", continuó. "Son todas esas cosas simples del pitcheo. Si no las hago, será cuesta arriba. Si estoy trabajando arriba en el conteo, siento que puedo tener éxito. Esa es la receta de los éxitos".