Entre los cambios que hizo Leyland fue bajar a Austin Jackson (14) del 1 al 8 en el orden ofensivo y poner a Torii Hunter (der) como primer bate.

DETROIT -- Jim Leyland tomó acción porque quería mejores resultados de los bates de los Tigres. Una vez más, sus decisiones se vieron bien astutas.

Al igual que devolver a Jhonny Peralta al lineup titular desde la primera ronda de estos playoffs, los ajustes que hizo en su alineación para el Juego 4 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana ayudaron a despertar una ofensiva que venía de ser blanqueada por los Medias Rojas el martes en el Juego 3. El resultado fue un ataque que produjo siete carreras y una victoria por 7-3 que empató las hostilidades a dos victorias por bando.

"Los jugadores ejecutaron e hicieron un gran trabajo", dijo Leyland. "Estábamos listos para jugar. Ellos estaban listos para jugar".

Además de sus nueve indiscutibles, los Tigres tuvieron la ayuda de una falta de ejecución de un doble-play clave de parte del segunda base de los Medias Rojas, Dustin Pedroia, y un Jake Peavy que otorgó tres bases por bolas en el segundo inning de cinco carreras para los felinos.

Entre los cambios que hizo Leyland fue bajar a Austin Jackson del 1 al 8 en el orden ofensivo y poner a Torii Hunter como primer bate. Ambos respondieron de la mejor forma posible.

Hunter fue gran parte de la reacción del segundo inning, empujando par de carreras con un doble y anotando otra con sencillo del venezolano Miguel Cabrera, el segundo bate de Detroit el miércoles.

"Fue bien divertido estar en el tope", dijo Hunter. "Eso creó algo de caos (a la oposición). Hay que cambiar de mentalidad un poco. Miggy de segundo, Prince (Fielder) de tercero, Víctor (Martínez) de cuarto. Fue bien divertido.

"Creo que eso nos tranquilizó un poco y nos permitió hacer lo que teníamos que hacer".

De su parte, Jackson tuvo por mucho su mejor partido de estos playoffs al embasarse cuatro veces desde el octavo puesto. Se fue de 2-2 con una base por bolas, dos empujadas y una anotada.

"Creo que (el cambio en la alineación) me ayudó a relajarme", dijo Jackson, quien había bateado de 13-1 con cinco ponches en los primeros tres juegos de esta serie. "Creo que ésa era la meta".

De su parte, Leyland enfatizó que el ajuste con Jackson fue el cambio más importante en el lineup.

"Pensé que lo más grande fue sacar a Jackson del puesto de primer bate y hacer los ajustes de la mejor manera posible basándome en eso".

Cabrera se fue de 4-2 con par de sencillos productores para terminar con dos empujadas. Y como si fuera para parecerse más a un segundo bate, agregó una base robada, su primera en postemporada desde la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2011.

"Ganamos y nos divertimos mucho", dijo el maracayero. "Tenemos que ganar. Eso es lo único que importa. No importa el lineup. Lo más importante es salir a tratar de hacer nuestro trabajo. Si todo el mundo hace su trabajo, vamos a estar bien".

Con los éxitos del miércoles, Leyland no se atreve a cambiar su lineup para el Juego 5 del jueves, ¿verdad?

"Me iré con la misma alineación, sí", confirmó el capataz. "De verdad creo que tengo que hacerlo. Mucha gente aportó y eso fue bueno".