Adam Wainwright and Jon Lester.

BOSTON - Las semejanzas entre los Medias Rojas y los Cardenales son inequívocas, desde los éxitos que han cosechado hasta su manera de afrontar las cosas hasta sus reputaciones.

Mike Matheny está consciente del parecido.

"Se escuchan algunas de la cosas que dicen y son similares a lo que pregonamos en nuestro clubhouse. Que esto es algo en equipo; que no se trata de nosotros a nivel individual. Y que es cuestión de batallar al bate y jugar fuerte, jugar duro, jugar hasta el final de los nueve innings. Esas son las cosas que, en mi opinión, distinguen a los buenos equipos".

Este miércoles por la noche, en el Juego 1, los abridores Jon Lester y Adam Wainwright darán inicio a la cuarta Serie Mundial entre dos de las franquicias con más historia en Grandes Ligas.

Lester es el as de los Medias Rojas y, junto a Dustin Pedroia, el dominicano David Ortiz y Jacoby Ellsbury, es uno de cuatro jugadores que estaban con el club cuando Boston ganó la Serie Mundial hace seis años. El zurdo ha cedido apenas cinco carreras en 19.1 entradas de labor en esta postemporada.

En el 2007, la última vez que lanzó en un juego de Serie Mundial, Lester, quien tenía 23 años de edad y se encontraba en su segunda campaña como ligamayorista - dominó a los Rockies para ayudar a Boston a completar una barrida en cuatro juegos.

"Obviamente estaré nervioso, todo eso es de esperarse", dijo Lester. "Pero me conozco un poco mejor como pitcher ahora y sé qué esperar de mí mismo y del público y todo lo que implica abrir un juego de Serie Mundial".

Por su parte, Wainwright obtuvo la primera y última victoria de San Luis sobre los Piratas en la Serie Divisional de la Liga Nacional. Su última apertura en estos playoffs fue en el Juego 3 de la Serie de Campeonato contra los Dodgers, lo cual significa que llega al Juego 1 con descanso de ocho días. En tres aperturas en esta postemporada, su efectividad de 1.57.

En una rotación colmada de novatos, Wainwright, de 24 años de edad, es quien prende la chispa en los Cardenales. Es, en las palabras de Matheny, "el muchacho que establece el tono para el equipo, especialmente para el cuerpo monticular".

Y es apropiado que estos dos equipos se encuentren en el escenario más grande del béisbol profesional tras encabezar las Grandes Ligas con marcas de 97-65. Desde el 2004, son los únicos dos equipos que han disputado tres Series Mundial. Y el miércoles en la noche, chocarán en el Clásico de Otoño desde que Boston barrió la serie en el 2004.

Los equipos que han prevalecido en el Juego 1 han ganado 20 de las ultimas 24 Series Mundiales.

"Estamos listos para el reto", dijo Ellsbury. "Serán un contrario difícil. Han demostrado mucho aplomo y compiten, pero definitivamente estamos entusiasmados de tener esta oportunidad".

"Tienen algunos jugadores muy buenos y algunos veteranos que saben jugar el juego como se debe y sentimos respeto por ellos", dijo el receptor de los Cardenales, el boricua Yadier Molina. "Pero a la vez, nosotros también tenemos peloteros aquí que juegan de la manera correcta. Sabemos ganar. Va a ser divertido. Será una buena Serie Mundial".