BOSTON -- Parece que nadie puede contener a David Ortiz.

El jueves, el bateador designado dominicano sacudió un jonrón por segundo juego seguido en la Serie Mundial, un batazo enorme por la banda contrario que voló por encima del Monstruo Verde en el jardín izquierdo del Fenway Park. El cuadrangular produjo dos carreras y puso a Boston en ventaja 2-1 en la parte baja del sexto inning, pero los Medias Rojas dejaron escapar de inmediato la diferencia al encajar tres anotaciones en el séptimo para perder 4-2 ante los Cardenales de San Luis. El Clásico de Otoño está empatado 1-1.

Fue el quinto jonrón de "Big Papi" en esta postemporada, en la que ha tomado 41 turnos, y acumula 17 en total. Ahora comparte el séptimo lugar de la lista histórica junto a Jim Thome, a uno detrás de Albert Pujols, Mickey Mantle y Reggie Jackson. El líder es Manny Ramírez con 29.

La impresión generalizada es que Ortiz no va a fallar cuando sale a batear.

¿Cuál es la clave para estar tan encendido?

"¿Mi clave? Ya lo sabrán cuando acabe la Serie Mundial. No me pondré a revelar todos mis secretos ahora", dijo sonriente.

Su jonrón del jueves fue contra Michael Wacha, con lo que le cortó la racha de 18 innings y dos tercios en blanco del derecho de 22 años. Esa racha constituye un récord para un novato dentro de la misma postemporada.

Ortiz desapareció un cambio de velocidad, en cuenta de 3-2, una bola que el mismo Wacha reconoció que dejó muy alta en la zona.

"Me salió caro el error", dijo Wacha.

"Apenas un mal pitcheo y bateador extraordinario como `Big Papi' no perdona", dijo Yadier Molina, el receptor de los Cardenales.

Después de dos días como bateador designado en Boston, Ortiz deberá jugar en el cuadro interior a partir del tercer juego el sábado en San Luis. No es algo extraño. Debió defender la inicial cuando los Medias Rojas barrieron a San Luis en la edición de 2004.

Con Ortiz en la inicial, Boston deberá sacar de su orden ofensivo a Mike Napoli.

"Haré lo que el jefe me diga", dijo Ortiz.

"Lo más probable es que estará en la primera base en el tercer juego, y de ahí veremos día a día", añadió el mánager de los Medias Rojas John Farrell.