Brian Cashman.

NUEVA YORK - El invierno de los Yankees comenzó antes de lo previsto este año, ya que los Bombarderos quedaron fuera de los playoffs por apenas la segunda vez en las últimas 19 temporadas. Ahora, tras terminar la campaña regular del 2013 con 85 victorias, tienen mucho trabajo por hacer en su intento por volver a ser un equipo contendiente.

El gerente general de Nueva York, Brian Cashman, debe reforzar un roster del cual sólo seis jugadores tienen contratos garantizados para la campaña del 2014 ahora mismo: el lanzador CC Sabathia, los infielders Alex Rodríguez y Mark Teixeira y los jardineros Ichiro Suzuki, Vernon Wells y el dominicano Alfonso Soriano.

"Hay muchas áreas en las que tenemos que enfocarnos este invierno - más que en inviernos pasados", dijo Cashman.

Cashman enfrenta el reto de reconstruir una rotación abridora que en estos momentos sólo cuenta con Sabathia y el dominicano Iván Nova. El ejecutivo también encara dudas en tres puestos del cuarto interior, ya que intentará retener al segunda base dominicano Robinson Canó, debe esperar el resultado de la apelación de Alex Rodríguez y no tiene garantía de que Derek Jeter, a quien el club le otorgó un contrato de un año y US$12 para el 2014, logre recuperar la forma tras una temporada empañada por diversas lesiones.

También existen interrogantes en el bullpen, los jardines, la receptoría y en la banca. Los Yankees pretenden retener a varios jugadores que son elegibles para el arbitraje salarial, lo cual ayudaría a llenar algunos de los huecos, e intentarán firmar a sus propios agentes libres, en especial a Canó, quien probará suerte en el mercado.

Ahora que ya cumplieron con su prioridad de retener al manager Joe Girardi, quien firmó una extensión de contrato de cuatro años este mes, los Yankees están conscientes de que su equipo para el Día Inaugural del 2014 quizás luzca muy diferente a la escuadra que terminó la temporada del 2013 en Houston.

"Creo que los Yankees siempre van a hacer lo que consideren es lo indicado para mejorar el club", dijo Girardi. "Nuestra obligación es tratar de conseguir los mejores jugadores posibles. Probablemente vamos a tener que recurrir también a nuestra finca. Necesitamos que estos muchachos se desarrollen, mejoren y contribuyan.

"Si ven la trayectoria de los Yankees en los últimos 16 o 17 años, la finca ha sido muy importante. Necesitamos que ese vuelva a ser el caso, porque no podemos llenar todas las posiciones con agentes libres. Así no se puede construir un equipo y no alcanza el dinero. Creo que a través del sistema de ligas menores, los agentes libres y los jugadores que tenemos, seremos un equipo muy bueno".

Después de la temporada, el dueño de los Yankees, Hal Steinbrenner, dijo sentirse decepcionado con respecto al sistema de desarrollo de jugadores del club y señaló que los jugadores convocados de ligas menores no fueron de mucha ayuda cuando una racha de lesiones devastó el roster del equipo grande.

Steinbrenner también quisiera mantener la nómina por debajo de US$189 millones para la temporada del 2014 con el fin de evitar el llamado "impuesto de lujo." Pero el propietario ha recalcado que se trata de una meta, no un mandato, y que no será a costa de poner en el terreno un equipo con madera de campeón.

"Tengo fe en nuestra organización", dijo Girardi. "Nos van a dar lo que necesitemos y todo lo que puedan para que este equipo sea lo mejor posible y sea capaz de ganar una Serie Mundial. Sé que hay muchas cosas que resolver este año y muchas interrogantes, pero tengo fe".