Alex Torres. (AP)

ST. PETERSBURG - Desde que se unió a la organización de los Rays en 2009, el venezolano Alexander Torres ha sido reconocido por varias razones.

Hasta el 2013, ese reconocimiento llegó por razones ajenas a lo que era capaz de hacer en la loma.

Primero, el zurdo era conocido por ser uno de los jugadores involucrados en el canje de agosto del 2009 que envió al también zurdo Scott Kazmir a los Angelinos.

Luego, recibió el sobrenombre de "Baby 'Los" por su gran parecido al ex primera base dominicano de los Rays Carlos Peña.

Después de lo que Torres logró esta temporada, es conocido simplemente como un arma poderosa en el bullpen de Tampa Bay.

El ascenso de Torres en el montículo llegó de la nada. El oriundo de Valencia, Venezuela, pasó exactamente un día en Grandes Ligas en 2012 como el pelotero No. 26 de los Rays durante una doble cartelera el 24 de junio en Filadelfia. El zurdo no vio acción en esa jornada e inmediatamente fue enviado de regreso a ligas menores.

Torres arrancó la campaña del 2013 con pocas expectativas debido a resultados mediocres obtenidos como abridor en ligas menores. Después de comenzar la temporada en Triple-A Durham, el serpentinero de 28 años de edad comenzó a cambiar esas expectativas. Todo comenzó cuando fue llamado el 15 de mayo para tomar el lugar del entonces lesionado David Price en el roster.

Torres lanzó en dos juegos durante ese breve período antes de regresar a Durham. Pero no se fue sin antes dejar una grata impresión durante una presentación de cuatro entradas en Baltimore. No permitió que nadie se le embasara y resultó el pitcher ganador.

Torres siguió trabajando duro para evitar que el regreso a Durham afectara su desempeño.

"Todo sucede por una razón", manifestó Torres. "Ellos toman decisiones, yo no puedo controlar eso. Sólo puedo controlar dar el máximo cada vez que me den la oportunidad de lanzar. Creo que la primera vez que fui ascendido hice un buen trabajo y pensé que me iba a quedar con el equipo grande. Cuando me enviaron de regreso a ligas menores me deprimí un poco, pero traté de que eso no me afectara mentalmente".

Torres regresó para quedarse con los Rays el 1 de junio. Luego dejó que su brazo hablara por él.

En sus primeras 20 presentaciones, el venezolano no permitió carrera y estableció con ello la segunda mejor racha de entradas consecutivas en blanco al comenzar una temporada detrás de la racha de Joe Borowski de 21 en 2005. Torres finalizó con marca de 4-2 y efectividad de 1.71 en 39 presentaciones.

"Me siento bien feliz por este año, por la clase de campaña que tuve", dijo Torres. "Recuperé la confianza".

Torres le dio crédito a sus compañeros relevistas por ayudarlo a redescubrir su ritmo, en especial a los dominicanos Fernando Rodney y Joel Peralta por sus esfuerzos.

"Ellos me ayudaron bastante a prepararme mentalmente y mantenerme enfocado durante el juego", comentó Torres. "Luego, cuando experimentas algo de éxito, eso te ayuda a seguir encontrándolo".

Peralta recordó una vez que habló con Torres en Baltimore cuando el zurdo se unió por primera vez al equipo esta pasada temporada.

"Recuerdo que platiqué con él en aquel entonces e hice lo mismo durante la temporada", manifestó Peralta. "Pude notar cómo aumentaba su confianza. Le dije que debía pensar que es mejor que el bateador que enfrentaba. Y lanzó de esa manera, y creo que eso fue el motivo de su gran desempeño".

"Rodney y yo siempre le decíamos que tirara strikes. Había tenido problemas con su comando. Tiraba fuerte, pero eso era lo único que tenía. Con Rodney siempre le recordábamos que a nadie le importa la velocidad de sus lanzamientos si no tiraba strikes y no duraría mucho con el equipo grande".

Torres no se olvidó de esos consejos y terminó con solamente 20 bases por bolas otorgadas en 58 entradas. Y al tener en cuenta sus 91 ponches, no es difícil darse cuenta por qué es visto como una pieza de valor en el bullpen de los Rays.

Según Elias Sports Bureau, Torres se convirtió en el segundo serpentinero en las últimas 50 temporadas en permitir menos de 10 imparables ante los primeros 100 bateadores que enfrentó (de 100-9), acompañando al cerrador cubano de los Rojos, Aroldis Chapman.

Basado en la posibilidad de que Price, el as del equipo, pase a otro conjunto para el 2014, la interrogante de si Torres regrese a su papel de abridor puede ser legítima.

Peralta piensa que el enviar a Torres a la rotación podría ser una transición difícil debido a los resultados que ha tenido.

"¿Qué debes hacer con un muchacho que es imbateable?", dijo Peralta. "Debes dejarlo en el bullpen. Su nivel de confianza es tan alto que cuando sale, piensa que puede retirar a cualquier bateador que enfrente".

Por medio de un e-mail, el vicepresidente de operaciones de béisbol de los Rays, Andrew Friedman, habló sobre la posibilidad de que Torres vuelva como abridor:

"Cuando piensas en la situación en que estaba Torres al final del 2012, la campaña del 2013 parece ser aun más espectacular", expresó Friedman. "Creció bastante mentalmente, y los números hablan por sí solos -- fue uno de los mejores relevistas en la Liga Americana. Eso es fruto del gran trabajo de Neil Allen, Marty DeMerritt, nuestros coordinadores de pitcheo, los coaches del equipo grande y la mayoría se debe al mismo Alex".

"Puede retirar a bateadores zurdos y derechos y definitivamente tiene el repertorio para ser un abridor en las Grandes Ligas. Pero con el personal que tenemos, y la manera en que encajó en el bullpen este año, esperamos que en el 2014 permanezca en el bullpen, pero es muy temprano para concretar eso".

Por ahora, Torres está contento de estar en las Grandes Ligas y con mucho gusto hará lo que le indiquen.

"He sido un abridor toda mi carrera, pero subí y me dieron la oportunidad como relevista", indicó Torres. "Y me fue así de bien en ese papel. Así que saben que me pueden emplear de cualquier manera".