Randy Levine, presidente de los Yankees. (AP)

NUEVA YORK -- Los Yanquis tienen un mensaje para Robinson Canó: Por dinero, no por falta de respeto, fue que no le ofrecieron un contrato por una década.

El jueves, tras firmar un contrato por 10 años y 240 millones de dólares con los Marineros de Seattle, el intermedista dijo que los Yanquis, que le ofrecieron 175 millones por siete años, no lo habían respetado.

La respuesta de los Yanquis no se hizo esperar. El presidente del club Randy Levine dijo: "Creo que él está muy desilusionado porque ya no es un Yanqui de Nueva York... lo tratamos con mucho respeto. Al día de hoy lo respetamos".

El gerente general de Nueva York, Brian Cashman, dijo que los agentes de Canó propusieron un contrato por 10 años y 235 millones a los Yanquis al final de las negociaciones, luego de abrir con una petición de 310 millones por una década.

Cashman catalogó a Canó como un "gran jugador" y dijo que el equipo "amaba a Robby". Señaló que los Yanquis presentaron una oferta con la que se sintieron cómodos, pero se quedó corta de la de Seattle.

"Así que, en ese sentido, ellos le mostraron mucho más respeto financieramente que nosotros", puntualizó Cashman.

El contrato de Cano es el cuarto más cuantioso en la historia del beisbol. La oferta de Nueva York, aunque garantizaba menos dinero, habría igualado el tercer salario promedio más alto.

Hal Steinbrenner, uno de los socios propietarios de los Yanquis dijo no estar decepcionado con las declaraciones de Cano pero sí "un poco sorprendido".

"No hubo nada de irrespetuoso en la oferta que pusimos en la mesa", dijo Steinbrenner. "No estoy muy seguro de que se sienta así".

Autoridades de los Yanquis hablaron después de una conferencia de prensa en la que presentaron al jardinero Jacoby Ellsbury, quien firmó un contrato por siete años y 153 millones de dólares. Steinbrenner dijo que siempre hubo "distancia significativa" en las negociaciones con Canó.

Alex Rodríguez, el estrella a quien los Yanquis pagaron 275 millones de dólares en un pacto por 10 años, ha estado lesionado durante las últimas cinco temporadas de ese contrato al que le restan cuatro años, de ahí que el equipo no quisiera comprometerse a largo plazo con Canó, quien tiene 31 años.

Levine dijo que el contrato de 189 millones por 10 años a Derek Jeter en 2001 era diferente.

"No creemos en contratos de 10 años para jugadores de 30 años. No funcionan para nosotros y no han funcionado, creo, para la industria", dijo Levine.