Pablo Sandoval

SCOTTSDALE, Arizona-- Pablo Sandoval, tercera base de los Gigantes de San Francisco, luce delgado y feliz.

El venezolano se presentó a los entrenamientos de primavera de los Gigantes hace un par de días después de un invierno de rejuvenecimiento en su país natal. Fue ahí donde se sometió a un estricto programa nutricional, se puso en forma y jugó con los Navegantes del Magallanes en la liga invernal. El resultado es una evidente pérdida de peso.

El peso perdido sigue siendo debatible dado que él mismo se negó a revelarlo durante su encuentro con los medios. El peso del apodado "Kung Fu Panda" llegó a superar los 120 kilos (264,5 libras) en 2013 y actualmente el equipo lo tiene registrado en 108,9 kilos (240 libras). El antesalista aclaró que los reportes que señalan que llegó a perder hasta 18,15 kilos (40 libras) son incorrectos.

En cuanto a lo que está detrás de su transformación --experimentó un cambio similar entre 2010 y 2011--, Sandoval dijo que no tiene que ver necesariamente con el hecho de que su contrato por tres años y 17,15 millones de dólares termine al final de la campaña.

Sandoval dijo que está dispuesto a negociar una extensión de contrato con los Gigantes antes de que inicie la temporada.

El gerente general del equipo, Brian Sabean, indicó recientemente que los Gigantes también están abiertos a un acuerdo.

"No voy a decir que no. Si sucede, sucede", dijo Sandoval.

A sus 27 años, se enfila a su mejor momento.

"Estoy contento conmigo mismo y deseo salir y mostrar mis aptitudes", dijo. Bateó para.278 con 14 jonrones y 79 remolcadas en 2013, un año en que pasó tiempo en la lista de peloteros lesionados.

"La gente puede decir que yo lo podría hacer mucho mejor. Yo sólo quiero demostrar que he madurado y que tomo mi trabajo con seriedad. Pero realmente no me importa lo que otra gente diga".

A menos de que esas personas resulten ser sus compañeros de equipo.

Sandoval dijo que habló con algunos de sus compañeros al final de la temporada pasada sobre su enfoque. Entre ellos estuvieron el abridor Matt Cain, el receptor Buster Posey y el jardinero Hunter Pence.

"Me siento bendecido de escuchar lo que ellos tienen que decir. Cuando un ex jugador más valioso (Posey) dice algo, uno escucha", dijo Sandoval.

Pence dijo no haber usado un tono crítico.

"No creo que me haya lanzado contra él. Yo sólo lo alenté. Es él quien hizo todo el trabajo", dijo Pence. "Sólo estamos emocionados de verlo llegar con ese peso".