Félix Hernández. (Matt York/AP)

PEORIA, Arizona - Félix Hernández lanzó dos entradas en blanco en su debut en la Liga del Cactus el martes. Aunque cedió apenas dos imparables contra los Dodgers, el as venezolano de los Marineros considera que le queda trabajo por hacer de cara a la temporada regular.

"Estoy bien. No muy contento, pero estoy bien", dijo Hernández tras hacer 29 pitcheos y permitirle un doble al cubano Yasiel Puig y un sencillo al dominicano Juan Uribe.

La inconformidad de Hernández se debe a su inhabilidad de controlar lo que normalmente es un devastador lanzamiento en cambio.

"Mi cambio no estaba funcionando. Lo tiré mucho y fue una basura. Estuvo muy mal", dijo Hernández, quien atribuye las fallas a la adrenalina y al hecho de que fue su primera salida de la pretemporada.

En la primera entrada, tras cederle el batazo a Puig, Hernández le otorgó una base por bolas a Carl Crawford, pero se fajó y logró salir de apuros.

"Siempre va a ser así", dijo Hernández. "Voy a tratar de retirarlos, de no permitir que anoten carreras, y eso fue lo que hice".