Hyun-Jin Ryu y Trevor Cahill.

SIDNEY - El primer compromiso ya es historia. Próximamente tenemos el segundo encuentro de la Serie Inaugural del 2014, seguido por un largo viaje de regreso a Estados Unidos, donde en pocos días comienza la temporada regular para todos los clubes de Grandes Ligas.

La mañana del sábado (sábado en la noche en Australia) en el Sydney Cricket Ground fue para el recuerdo. Hubo la amenaza de tormentas eléctricas que no llegaron, pero que sí demoraron el inicio de la temporada por 14 minutos. Hubo vientos que confundieron tanto a los jardineros como a los bateadores. Unos 38,266 aficionados disfrutaron del partido.

También estuvieron presentes los Dodgers y los D-backs, que volverán a verse las caras a las 10:10 p.m. del Este el sábado, o 1:10 p.m. hora local el domingo.

"Se siente chévere", dijo el manager de los Dodgers, Don Mattingly, tras la victoria de Los Angeles por 3-1.

"Fue un largo viaje para conseguir (una victoria). Siempre es bueno ganar el primero. No quieres que del lado contrario tomen impulso. Uno quiere empezar con buen pie. No sé si significa algo más allá de que se trata de un triunfo y uno busca ganar todos los días. No se pueden ganar todos los juegos si no ganas el primero, así que aquí estamos".

En el segundo juego, el zurdo de los Dodgers, Hyun-Jin Ryu, se enfrentará al diestro de los Diamondbacks, Trevor Cahill. Clayton Kershaw de Los Angeles, el ganador reinante del premio Cy Young en la Liga Nacional, derrotó a Wade Miley de Arizona en el primer compromiso.

El manager Kirk Gibson señaló que los D-backs tuvieron oportunidades de anotar algunas carreras temprano contra Kershaw. La noche anterior, Arizona se había ido en blanco ante la selección australiana en un juego de exhibición.

"Anoche como que amagamos", dijo Gibson tras la derrota de Arizona el sábado. "Pero no le sacamos ningún provecho. Batallamos durante el partido. Nuestro pitcheo estuvo bueno. El de (los Dodgers) también. Tenemos que volver a la carga mañana".

Los D-backs esperan tener una mejor actuación en el segundo partido, ya que no quieren volver a los entrenamientos con una desventaja de dos juegos en el Oeste de la Liga Nacional.

"Nos quedan 161 juegos", dijo Gibson. "Tratas de descifrar algunas de las cosas que están intentando hacer contra nosotros y ojalá nos vaya mejor (hoy)".