Francisco Rodríguez.

Hay un nuevo equipo en la División Central de la Liga Americana que está llamando la atención por sus brazos. Ese club son los Cerveceros, quienes siguen siendo la mayor sorpresa a estas alturas de la temporada.

"Éramos un buen equipo cuando ganamos 74 partidos", señaló el gerente general de Milwaukee, Doug Melvin. "Les caíamos bien a todos".

Los brazos de poder son la herramienta principal en la Central de la Liga Nacional, especialmente los que se encuentran en el bullpen. Los Cardenales, Piratas y Rojos acaparan la mayoría de los titulares por sus relevistas, pero el bullpen de los Cerveceros calladamente tuvo una de las mejores efectividades en la Liga Nacional la campaña pasada, y hasta ahora han lucido mucho mejor.

Solamente hay que observar lo que Milwaukee hizo en su serie del fin de semana en Pittsburgh.

Luego de ser apabullados 11-2 en el primer compromiso, los Cerveceros ganaron tres en fila sobre los Piratas, incluyendo una batalla de 14 entradas en el cierre de la serie. La clave de sus tres triunfos fue un bullpen -- tras la partida de John Axford -- que ha contado con una buena labor de Will Smith, Tyler Thornburg y Zach Duke para acompañar al cerrador venezolano Francisco Rodríguez, quien ha lucido como una ganga para Milwaukee.

No se puede ignorar lo hecho por Rodríguez. El muchacho que casi de la noche a la mañana se convirtió en una sensación con los Angelinos por su excelente slider en la Serie Mundial del 2002 está haciendo un gran trabajo a los 32 años de edad. Ha registrado ocho rescates en igual número de oportunidades esta temporada.

Melvin elogia al dirigente Ron Roenicke por tomar una buena decisión a finales de los Entrenamientos de Primavera. Jim Henderson se proyectaba como el cerrojero del equipo por encima de Rodríguez, quien regresó a los Cerveceros con un contrato de un año y US$3.25 millones para brindar experiencia y profundidad. Pero la pretemporada resultó en un cambio de planes.

"La velocidad de Henderson disminuyó y tomamos la decisión a finales de los entrenamientos de darle tiempo para recuperarla", manifestó Melvin. "Es difícil contar con un solo muchacho todo el año, pero Rodríguez ha hecho un excelente trabajo. Su velocidad no es la misma de antes, pero hace poco alcanzó a Rich Gossage en la lista de rescates de todos los tiempos. Y Gossage está en el Salón de la Fama".

Con su rescate del lunes, Rodríguez tiene 312 salvados de por vida, dos más que Gossage. Por eso hasta próximo aviso, Henderson será parte del grupo de preparadores de mesa, que gracias a Smith -- adquirido por medio del canje que envió a Nori Aoki a los Reales -- y Thornburg, quien era un abridor, han ayudado a que el bullpen de Milwaukee sea uno de los puntos fuertes que ayudó a equipos como San Luis y Pittsburgh a llegar a la postemporada el año pasado.

En los tres juegos del fin de semana contra los Piratas, los relevistas de los Cerveceros permitieron solamente dos carreras en 14 2/3 capítulos. Por su parte, el ataque de Milwaukee dejó al cerrojero Jason Grilli, convocado al Juego de Estrellas, echando a perder dos rescates y anotando seis carreras en 14 entradas contra el bullpen de Pittsburgh.

Y el lunes contra los Padres, el bullpen de los Cerveceros tiró 2.2 ceros más, culminándose con un inning en blanco de Rodríguez, quien no ha permitido carreras en 11.0 entradas de labor este año.

Smith y Thornburgh son la clase de ex abridores que han hecho del grupo de relevistas de Milwaukee una potencia como el de los Bucaneros. Ambos fueron candidatos para la rotación abridora, pero la firma de Matt Garza le permitió a Roenicke enviarlos al bullpen.

La recta de cuatro costuras de Smith ha promediado 93.4 millas por hora esta temporada, según Brooks Baseball. El zurdo combina dicho pitcheo con un sinker de 89 millas por hora. Pero su slider ha sido una revelación. Smith lo tira el 25% del tiempo y no ha concedido hits en sus primeras 10 presentaciones.

"Abanica a bastantes bateadores con su lanzamiento rompiente", señaló Melvin. "Fue una decisión difícil hacer el cambio para adquirirlo. Aoki fue muy popular aquí y era nuestro primer bate. Son pocos los que pueden contar con esa clase de jugador. Pero pensamos que Smith será un lanzador muy bueno".

Thornburg, quien tiene una recta que promedia casi 95 millas por hora, tira su cambio con más frecuencia que la mayoría de los relevistas y con mucha razón. Entre su recta de cuatro costuras y su cambio hay una diferencia de 11 millas por hora, lo cual es muy efectivo en situaciones clave.

Y es posible que los Cerveceros salgan favorecidos en esa clase de circunstancias.