El Progresive Field (anteriormente Jacobs Field) fue inaugurado en 1994. (Getty)

CLEVELAND -- Los Indios de Cleveland tienen prevista una amplia remodelación del Progressive Field, que se completaría antes del partido inaugural de la próxima temporada.

El céntrico parque, construido hace 20 años se sometería a modificaciones en el interior y exterior. Las obras se concentrarían en el área que va del jardín central al derecho, dijo el miércoles a The Associated Press una persona cercana a los planes.

Los cambios requerirán una reducción modesta en el número de butacas, algo que el equipo compensará al añadir áreas sociales que albergarán también a los fanáticos, dijo la persona, quien habló a condición de permanecer anónima porque el equipo no ha revelado los planes.

La primera etapa del proyecto, que concluiría antes del comienzo de la campaña de 2015, se financiará con recursos privados, señaló la fuente. Los Indios darían esta semana los detalles sobre la remodelación del parque, que cuenta con 43.000 asientos.

Al hacer las mejoras sustanciales al Progressive Field, los Indios se unirían a los otros dos equipos deportivos profesionales de la ciudad, los Browns y los Cavaliers, que están en el proceso de remozar sus casas respectivas, el FirstEnergy Stadium y la Quicken Loans Arena. Aunque los proyectos actuales tienen financiación privada, algunos en el futuro se pagarían con recursos públicos, después de que los electores en el condado de Cuyahoga aprobaron en mayo que se amplíe por 20 años un impuesto a los cigarrillos y el licor.

Conocido como Jacobs Field en 1994, cuando se inauguró para sustituir el vetusto Estadio Municipal, el parque de los Indios ha pasado por numerosas alteraciones durante las últimas dos décadas. Los Indios han buscado que el inmueble cuente con la tecnología más reciente en pizarras electrónicas, instalaciones y otros servicios para satisfacer a los fanáticos.

El parque luce tan bien como cuando abrió las puertas, pero el número total de aficionados en el graderío ha caído, de los 3,46 millones registrados en 1999 --un récord de la franquicia--, a 1,57 millones la temporada anterior.

Los Indios atraen apenas a 18.659 espectadores por encuentro este año, la segunda peor cifra en las mayores.