Rob Manfred (AP)

BALTIMORE -- Rob Manfred se quedó corto por un voto de la mayoría de tres cuartos necesaria en la primera votación del jueves para elegir al nuevo comisionado de Grandes Ligas, dijo a The Associated Press una persona con conocimiento del proceso.

Manfred, director de operaciones de las mayores, recibió 22 votos, y el director ejecutivo de los Medias Rojas de Boston, Tom Werner, obtuvo ocho, dijo la persona, que habló bajo la condición de mantener el anonimato porque no estaba autorizada a divulgar la información.

Los funcionarios de los equipos se reunieron en pequeños grupos después de la primera votación, antes de volver a reunirse en pleno.

Un tercer candidato, el vicepresidente de negocios de Grandes Ligas Tim Brosnan, se retiró antes del comienzo de la votación.

Los resultados de la primera votación fueron reportados primero por CBS.

Los equipos presentaron votos secretos por escrito en el primer proceso con más de un candidato para elegir un nuevo comisionado en 46 años. Bud Selig, el mandamás del béisbol por los 22 últimos años, dejará el cargo en enero.

Cada candidato habló con todos los dueños de equipos por cerca de una hora el miércoles, y luego tuvieron reuniones con grupos de 10 equipos el jueves por la mañana.

"No tengo idea", dijo el dueño de los Angelinos de Los Angeles, Arte Moreno, cuando le preguntaron el miércoles si la votación terminará con un nuevo comisionado.

Werner tiene el respaldo de Moreno y del dueño de los Medias Blancas, Jerry Reinsdorf. Otros equipos han dicho que Reinsdorf quiere un comisionado que sea más severo en la negociación del próximo convenio laboral cuando expire el actual después de la temporada de 2016.

"No he estado contando los votos", dijo Reinsdorf. "No sé cuál es la postura de cada uno".

Manfred, de 55 años, ha estado vinculado con el béisbol desde 1987, primero como abogado del bufete Morgan, Lewis & Bockius que colaboró en la negociación del convenio laboral. En 1998 se convirtió en vicepresidente de Grandes Ligas para negociaciones laborales y recursos humanos, en 2012 se hizo cargo de la parte económica de la liga, y en septiembre fue ascendido a jefe de operaciones. Fue uno de los principales negociadores de los tres últimos contratos laborales del béisbol.

Werner, de 64 años, fue dueño mayoritario de los Padres de San Diego entre 1990-94, y desde 2002 es parte del grupo dueño de los Medias Rojas.