Jorge Soler.

CINCINNATI - Con la llegada del cubano Jorge Soler, los Cachorros cuentan con el segundo del denominado "núcleo de los cuatro" prospectos que forman la base de la reconstrucción del equipo.

El joven de 22 años está calificado por MLB.com como el prospecto número 5 de los Cachorros y ahora se une al boricua Javier Báez, de 21, quien hizo su debut de Grandes Ligas el 5 de agosto. El prospecto número 1 de Chicago, Kris Bryant y el número 4, Albert Almora, son los otros dos. En estos momentos Bryant se encuentra en Triple-A Iowa y Almora en Doble-A Tennessee.

Soler se perdió gran parte de la temporada pasada con una fractura en la pierna izquierda, producto del impacto de una bola bateada de foul por él mismo. Y en el 2014 sufrió tirones en ambas corvas. Pero a pesar de dichas molestias, el jardinero bateó .340 con porcentaje de embasarse de .432 y slugging de .700 entre nivel de novatos (en asignaciones de rehabilitación), Doble-A y Triple-A.

"Creo que es algo emocionante para la organización entera", dijo el manager de los Cachorros, Rick Rentería, sobre el ascenso de Soler. "Es un joven del que se ha hablado mucho. Todo el mundo está bastante contento por eso".

El movimiento hacia la juventud en los Cachorros, lo que más se ha destacado desde la llegada del presidente de operaciones de béisbol Theo Epstein y del gerente general Jed Hoyer, ya empieza a hacerse sentir a nivel de Grandes Ligas-sobre todo en los últimos dos meses. Báez, el dominicano Arismendy Alcántara, Kyle Hendricks y otros han debutado en el equipo grande este año.

"Estamos empezando a ver esa luz al final del túnel", dijo el primera base de Chicago, Anthony Rizzo. "Siempre existe la expectativa de ganar, pero el equipo tendrá paciencia con estos muchachos para dejarlos desarrollar y agotar sus turnos. Pero al mismo tiempo, queremos ganar también".

Los Cachorros no esperaron el 1ro de septiembre, cuando los rosters pueden expandirse de 25 a 40 jugadores, para subir a Soler. Pero eso no sorprendió a Rentería.

"Estoy seguro la gerencia opina que él ha progresado y ahora existe el deseo de que suba y que viva un poco del béisbol de Grandes Ligas, a ver cómo le va", expresó Rentería.

Rizzo estuvo de acuerdo con esa idea.

"No estoy (sorprendido)", dijo el inicialista. "Ha estado encendido, haciendo todo lo que se puede hacer. Tener una semana extra, tener cinco semanas en Grandes Ligas sería bueno. Si le va bien, va al invierno con buena nota y si no, ya sabrá en qué tendrá que trabajar".

Soler tendrá el confort de ver varias caras conocidas con Báez, Alcántara y otros que fueron sus compañeros en liga menor de los Cachorros.

"Eso bueno porque sabes cómo juegan y aún puedes aprender ciertas cosas de ellos", dijo Báez. "Estoy bastante seguro de que él sabe cómo manejar (las expectativas), pero si surge algo, estoy seguro de que me preguntará a mí o a otros muchachos sobre cómo manejar las cosas".

Agregó Rentería: "Creo que el beneficio es que a lo mejor verá a sus compañeros relajados y cómodos en su nuevo ambiente. Esperamos que eso resulte en que él se siente cómodo en su nuevo ambiente".